¿Por qué un terreno de inversión es la mejor herencia?

¿Por qué un terreno de inversión es la mejor herencia?
Todos los padres desean darle lo mejor a sus hijos, desde que son unos niños hasta que se desarrollan en edad como para entrar a la universidad. Sin embargo, también queremos darles una seguridad financiera que puedan tener de “respaldo” o inclusive que sea algo a lo que puedan laborar y crecer. Desde la herencia de negocios de restaurantes, finanzas o leyes, entre otros, puede significar un gran patrimonio que darle a nuestros hijos, e inclusive a futuras generaciones. Pero ¿Realmente estos son los más sobresalientes legados que le puedes dar a tus hijos o es mejor darles bienes inmobiliarios?

Cómo tener algo que heredar: invertir

Los bienes, los negocios y otros patrimonios, no aparecen simplemente de la nada, se requiere realizar una inversión (inteligente), y la dedicación de tiempo e inclusive más dinero para que, sea cual sea el giro de la financiación, pueda crecer para ganar mucho más valor del original. Esto se verá reflejado con ganancias o calidad de vida. Cuando de invertir en terrenos se trata, la inversión tendrá dos finalidades; la creación de un negocio o de una vivienda propia; una especie de “proyecto personal” para uno mismo o para los hijos. Algo que pueda ser utilizado y aprovechado por muchos años es la herencia perfecta, no aquello que solamente significa una ganancia que puede desaparecer en cualquier momento.

Por qué un terreno es la mejor opción

Sin lugar a dudas, la mejor opción para heredar un bien a un hijo es la de un terreno, ya que en el mercado inmobiliario (además de ser bienes de costos bajos) son aprovechados ampliamente. Con ellos es posible crear los fundamentos de un negocio o tienda, inclusive de una casa, todo dependerá de su ubicación. Al heredar un terreno de inversión, los beneficiados no tendrán que pagar nada más que los trámites de la herencia; no habrá costo alguno que involucre al bien inmueble, pues este ya ha sido pagado por el benefactor. De manera contraria a la herencia de un negocio; un terreno no perderá valor y no requiere de tener una clientela que lo mantenga, este es muchísimo más fácil de tener a flote, solo requiere cuidado estructural.

Hay que instruir a los hijos

Tampoco es suficiente con simplemente heredar el bien inmueble, también hay que instruir e informar a los hijos o nietos de la manera en la que un terreno de inversión funciona. Qué es aquello que necesita para poder mantenerse a flote; esto no solo quiere decir cuestiones de higiene o mantenimiento, también posibles maneras de aprovecharlo. Tener un terreno es la mejor opción para los hijos, por eso es importante hablar con ellos y acompañarlos en el camino para que determinen qué función le darán. Independientemente de cual sea la elección será beneficiosa pues al estar el terreno ya no hay que pensar en el “dónde voy a construir” solo queda pensar en el “¿qué voy a construir?”.