La mejor opción entre la compra y renta de inmuebles

La mejor opción entre la compra y renta de inmuebles
La decisión de adquirir un nuevo bien inmueble jamás será sencilla; son muchos los factores que se deben de considerar antes de hacer la compra efectiva. Desde la ubicación, la plusvalía de la misma, desarrollo, precio, formas de pago, servicios extras que puedan ser aprovechados por la zona, entre muchos otros. Una vez que se evalúan todos los beneficios del bien inmueble es necesario que tome la elección sobre qué es más conveniente (y si el inmueble lo permite) ¿comprar o rentar? ¡Los beneficios entre una y otra son abismalmente distintas!

¿Comprar con seguridad o rentar con garantía?

Los beneficios ofrecidos por la compra con respecto a los de la renta, y de manera contraria, son muy distantes: Por un lado, realizar la compra de un inmueble es un proceso que requiere mucha investigación para determinar si la zona es segura, el desarrollo o los servicios periféricos a la zona. Entre más se conozca la elección de compra (independientemente de ser realizada o no) se hará con más seguridad, minimizando el grado de riesgo e incertidumbre. Además, hay que tomar en cuenta que probablemente te tomará algún tiempo juntar el dinero necesario para adquirir tu propio inmueble, o bien, tendrás que hacer un préstamo a un banco. Por otro lado, el rentar, implica que ya se hizo una investigación general sobre los aspectos de vivienda y desarrollo para que al interesado se le brinde la información de manera más sencilla y resumida a un precio accesible para la mayoría en pagos constantes pero razonables (siempre y cuando se realice una selección ideal del lugar).

¿Comprar o rentar? he ahí el dilema

La compra, si estás económicamente preparado y tienes los conocimientos, es la mejor opción; pues principalmente contarás con un patrimonio el cual puedes volver una herencia familiar. Esto significa que algo se vuelve tuyo y no necesitas de un intermediario o de permisos para que sea así. Con una vivienda propia, los ingresos podrán ser empleados, no para pagar un derecho de vivienda (como ocurre en la renta) sino para gastos personales, de mantenimiento, o simplemente para ahorrar. Con la renta llega una gran responsabilidad… y puntualidad para pagar de manera constante y periódica, puede que bajo la visión económica sea más conveniente hacer varios pequeños pagos para vivir en un lugar, a hacer pocos pagos significativos que pueden conllevar a un endeudo. Sí, la renta de un inmueble puede significar a una facilidad económica, de papeleo o de compromisos; sin embargo, existe un encadenamiento por un periodo de tiempo a pagar constantemente. No eres dueño de aquello que tienes.

Ya lo ves...No todo es de color rosa…

Si bien ambos tienen su lado positivo, también pueden representar algunas desventajas; comprar es mucho más caro, existe riesgo de meterse en un problema con el banco por no pagar a tiempo la hipoteca; mientras tanto, la renta existe un tiempo mínimo de estancia para poder contratar el inmueble, una parte de tu mensualidad irá dirigido al alquiler; el cual no puedes modificar y nunca serás dueño del inmueble. Desde muchos puntos de vista, poder crear tu patrimonio es mucho más beneficioso, sin embargo, para muchos la hipóteca de una casa podría alargarse demasiado tiempo y no permitirles disfrutar de un momento de estabilidad económica. Esto no significa que no existan opciones para invertir desde una temprana edad o sin la necesidad de tanto capital, puedes invertir pensando a futuro, en un lugar en el que no necesariamente vas a habitar inmediatamente. Los terrenos de inversión son una excelente opción para esto, algo para lo que no es necesario invertir cantidades exageradas y que te brindará grandes beneficios en el futuro.